Artículos Médicos

Cuidados de la piel del niño

Escrito por M. Raquel Gonzalez O. el . Publicado en Artículos Médicos

Myriam Raquel González-Oviedo

Pediatra. Dermatólogo pediatra. Servicio Dermatología Pediátrica.

Hospital Dr. José María Vargas. Cagua. Estado Aragua.

La piel del niño, en especial la del recién nacido, posee características que la diferencian de la del adulto. Ésta es más delgada (40 %) y la relación superficie corporal con respecto al peso es cinco veces mayor, por lo que su permeabilidad está aumentada, favoreciendo el paso de sustancias, la pérdida transepidérmica de agua (TEWL) y calor, especialmente en los prematuros (1-6).

En los recién nacidos y niños pequeños el pH de la superficie cutánea es mayor y el contenido de ácidos grasos libres es menor que en el adulto (7,8), lo que disminuye la función de barrera y su resistencia a agentes infecciosos virales, bacterianos, parasitarios y micóticos. Además las glándulas sebáceas y el sistema inmune por su inmadurez favorecen el riesgo antes mencionado.

Estas características aumentan la posibilidad de toxicidad y lesiones producidas por el uso o aplicación de productos; por lo que al aplicar cremas, pomadas, ungüentos, talcos, con o sin fines terapéuticos, deberán tomarse en cuenta características como bio-disponibilidad, concentración, vehículos, integridad de la piel, oclusión, zonas de aplicación, entre otras.

El objetivo principal de este artículo es compartir algunos consejos prácticos con la finalidad de conservar en lo posible la integridad de la piel a través de las diferentes etapas del desarrollo de nuestros niños,  previniendo así la aparición o complicación de patologías dermatológicas.

RECOMENDACIONES

  1. Al nacer secar con paño suave. Disminuir TEWL y evitar pérdida de calor. Baño completo al regular temperatura.
  2. Baño diario con jabón SYNDET (detergentes sintéticos) o sustitutos del jabón, evitar los jabones llamados "neutros ",  “para bebes” y “de avena o manzanilla”, los cuales se ha demostrado poseen un pH muy alcalino (ver tabla anexa) y modifican perjudicialmente el pH, contenido hídrico y lipídico de la piel (9).
    No frotar la piel con toallas o  esponjas, recortarse las uñas y evitar el uso de prendas al momento de realizar el baño del niño.
    Evitar los baños prolongados, recordar que la MEJOR LOCIÓN SECANTE ES EL AGUA (por más de 15-30 minutos, el agua deshidrata la piel).
  3. Hidratar la piel después del baño con cremas relipidizantes, aplicando masajes suaves en todo el cuerpo. Utilizarlas varias veces al día en las zonas que presenten mayor descamación o resequedad. Recordar que el mejor humectante y más económico para evitar la TEWL es el petrolato sólido o líquido (estéril en recién nacidos pre-término) y se evitarán las cremas que contengan perfumes o colorantes.
  4. NO usar talco, se ha demostrado que él mismo es absorbido a través de la vía aérea, induciendo procesos respiratorios. De la misma manera no se recomienda para la piel de los niños.
  5. El uso de hisopos suaves de algodón está permitido en el pabellón aurícular, pero no se recomienda su introducción dentro del conducto auditivo, ni en orificios nasales.
  6. 6.-  Para el aseo de la zona del pañal se utilizará exclusivamente agua un SYNDET, después de cada evacuación o micción. Se debe ventilar muy bien el área antes de cubrir con el pañal. No se recomiendan toallas húmedas desechables.
  7. 7.- El ombligo sino se ha desprendido, debe quedar al descubierto (utilizar pañales desechables anatómicos para recién nacidos). Él mismo no contraindica el baño completo. Después de secar aplicar únicamente alcohol absoluto, hasta que se desprenda (7 – 10 días). Explicar a la madre que no debe usar fajeros, adhesivos, ni botones, para la prevención de hernias inguinales, tradición frecuente en nuestra población y que predispone la aparición de onfalitis.
  8. 8. Usar ropa de algodón, no ajustadas ni en exceso, evitando así la aparición de miliaria o sudamina. En nuestro clima no se recomienda el uso de gorros, ni guantes.
    No colocar zapatos a los niños menores de 1 año y cuando se haga necesario (inicio caminar) procurar que los mismos sean de material muy flexible, holgados y livianos.
  9. Se puede usar cualquier detergente para lavar la ropa, evitando el uso de  suavizantes y cloro, e insistir en enjuagar varias veces con abundante agua, disminuyendo así los residuos  de los mismos.
  10. Recordar que en pediatría EL MEJOR MEDICAMENTO ES EL QUE NO SE PRESCRIBE; esto es aplicable a la piel.
  11. Evitar la exposición al sol, está comprobado que en el trópico, no son necesarios los “baños de sol” recomendados por nuestras abuelas. Desde hace varios años las Asociaciones Mundiales de Dermatología Pediátrica incluyendo la Asociación Venezolana de Dermatología Pediátrica (AVDP), basadas en trabajos internacionales y nacionales (10-12), debido a la alta incidencia de daño actínico en nuestras poblaciones pediátricas aún a edades precoces, recomiendan  el uso de protectores solares en cremas, en zonas expuestas al sol, si fuera necesario, insistiendo en evitar a estas edades la exposición solar.
    Se recomienda impartir educación preventiva en relación al sol y la piel, desde la sala de partos (13). Hoy en día se considera que el bronceado ya constituye un daño irreversible para el ADN. No olvidar que el daño solar es acumulativo y que además de producir cáncer de piel, deteriora el sistema inmunológico, afecta el globo ocular (producción de cataratas, pterigium, entre otros) (14-16) y provoca envejecimiento cutáneo. Por lo tanto el uso de protectores solares contra UVA y UVB, debe ser rutinario desde las 5 am hasta las 7pm (horas con radiación UVA y UVB, aún sin luz día en el ambiente), insistiendo en el uso de ropas adecuadas con colores oscuros, uso de gorras con visera larga y protección para pabellones auriculares y cuello, sombreros de ala ancha, sombrillas, lentes y sobre todo EVITANDO LA EXPOSICION SOLAR en horas de mayor radiación (en nuestro país 10 am – 4 pm).
  12. Quitar las etiquetas a la ropa y no utilizar pulseras, zarcillos, cadenas, anillos, amuletos, ganchos (imperdibles), ropas con broches, encajes o cierres, los cuales además de que pueden lacerar la piel, en ocasiones por ingesta han causado obstrucción de vías áreas y exitus letalis.

BIBLIOGRAFÍA 

1.- Rawlings A, Scott I, Harding C, Boser P. Stratum corneummoisturization at the molecular level. J Invest Dermatol 1994; 103:731-738.

2.-  Wigger W y Elser P. Petrolatum prevents irritation in a human cumulative exposure model in vivo. Dermatology 1997;194:247-250.

3.-  Mao M, Brown B, Wu - pong S, Feingold K y Elias P. Exogenous nonphysiologic vs physiologic lipids. Arch Dermatol 1995;131:809-816.

4.- Stalder J-F. Skin care of the newborn. In Harper J, Oranje A y Prose N. Textbook of Pediatric Dermatology. Blackwell Science. Londres 2000. pp, 219-229.

5.-   Halkier S. Occupational skin diseases. Contact Dermatitis 1996;35:91-112.

6.-   Zettersten E, Ghadially R, Feingold K, Crumrine D, Elias P. Optimal ratios of topical stratum corneum lipids improve barrier recovery in chronologically aged skin. J Am Acad Dermatol 1997;37:403-408.

7.-   Gfatter R, Hackl P, Braun F. Effects of soap and detergents on skin surface pH, stratum corneum hydration and fat content in Infants. Dermatology 1997;195:258-262.

8.- Giusti F, Martella A, Bertoni L, Seidenari S. Skin barrier, hydration and pH of the skin of infants under 2 years of age. Pediatr Dermatol 2001;18:93-96.

9.- González-Oviedo MR, Díaz-Calanche  NI,  González-Aveledo  A. pH de jabones y otros detergentes y su efecto sobre la piel infantil. Presentado en XLVIII Congreso Nacional de Pediatría “Dr. Homero Álvarez Perera”.  1-6 Septiembre 2002. Maturín-Edo. Monagas.

10.-González-Oviedo MR, González ALA, Nassiff TY, Díaz LL, Belfort E, Mantilla OSI y col. Lesiones dermatológicas incluyendo daño actínico. Población pediátrica. Los Roques. Venezuela – 1994. Presentado en el “X Congreso Nacional de Pediatría Dr. Alberto Bercowsky”, Maracaibo 10-15 de septiembre de 1995 y en el “2do. Congreso Colombiano de Dermatologia Pediátrica y 4to. Seminario Internacional de Dermatología Pediátrica”, Cali-Colombia, 10 – 12 de noviembre de 1995.

11.- González-Oviedo MR, González ALA, Araque SCE, Rauseo QO, Nassiff TYC, Díaz LL y col. Lesiones dermatológicas incluyendo daño actínico. Población pediátrica. Chuao. Estado Aragua. Venezuela – 1996. Presentado en las XXXIII Jornadas Nacionales de Pediatría Dr. José de Jesús Avendaño. Pto La Cruz 14-19 de septiembre de 1997.

12.- González-Oviedo MR, González-Aveledo LA, Nassiff TYC, Díaz-Landaeta L, Belfort E, Mantilla SI y col. Lesiones dermatológicas incluyendo daño actínico. Población pediátrica. Cucurucho. Colonia Tovar. Estado Aragua. Venezuela – 1998. Presentado en las XI Congreso Nacional de Pediatría Dr. Gustavo H. Hotel Caracas Hilton. 12-17 septiembre 1999.

13.- Galler A, Sayers L, Koh Howard, Miller D, Steinberg B Crosier M. The new moms project: educating mothers about sun protection in newborn nurseries. Ped Dermatol 1999;3:198-200.

14.- Rodríguez-Sains R. Looking at the sun: A Danger to the eyes. The Skin Cancer Foundation Journal. 2000;vol XVIII:43,89-90.

15.- Taylor HR, West SK, Rosenthal FS, et al. Effect of ultraviolet radiation on cataract formation. N Engl J Med. 1988;319:142229-1433.

16.- Taylor HR, West SK, Rosenthal FS, et al. Corneal  changes associated with chronic UV radiation. Arch Ophthalmol. 1989;107:1481-1484.

 

Contáctenos

  • CENTRO PROFESIONAL LA FLORESTA.
    Piso 3. Ofic. Nº 3-13. Calle Comercio #1,
    Urbanización La Floresta, Maracay.
    Estado Aragua, Venezuela.
    TELEFONOS:
    +58-243-244.02.31
    +34-6176.27039
    CELULAR: +58-414-345.11.31
  • Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Siguenos:
     twitter-iconfb-iconyoutube-icon