Artículos Médicos

Sol y Piel: sinónimo de daño acumulativo e irreversible

Escrito por M. Raquel Gonzalez O. el . Publicado en Artículos Médicos

 

CURAZAO-3-4-JULIO-2010-96Myriam Raquel González-Oviedo
Pediatra, Dermatólogo pediatra 
e-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. 

La aparición de lesiones inducidas por radiación solar se relaciona directamente con la exposición y la edad del individuo. A mayor edad y en la medida que nuestro organismo y en especial la piel está expuesta por más tiempo a las radiaciones ultravioleta A y B aumenta la posibilidad de sufrir lesiones como: quemaduras solares, nevus melanocíticos adquiridos (lunares), pecas o efélides, pitiriasis alba, dermatitis de Berloque, melasma (paños oscuros), decoloración del cabello, queilitis actínica, queratosis actínicas, lentigo solar, pterigium ocular, cataratas, envejecimiento prematuro y cáncer de piel.

 El sol no solo produce lesiones cutáneas sino también afecciones oculares como conjuntivitis actínica, cataratas, pterigium, cáncer de piel alrededor de los ojos o en el propio globo ocular, y degeneración de la mácula; así también la exposición indiscriminada al sol se ha relacionado con supresión del sistema inmunológico. El daño que produce el sol es acumulativo e irreversible, las investigaciones han demostrado que a los 18 años de edad ya se han recibido el 80 % de las radiaciones a que estaremos expuestos durante toda la vida, debido a que la mayoría de las actividades se realizan en espacios abiertos y por lo general sin la debida protección.

A pesar de que el estrato córneo y la melanina forman parte de los mecanismos naturales de protección contra las radiaciones solares, se recomienda la aplicación de productos de manera rutinaria y constante aun en personas de tez oscura. Debido a la gran variedad de productos comerciales es importante que se elija el adecuado, paro lo cual deberá tenerse en cuenta: el tipo de piel (seca o grasa, pilosa o lampiña), el FPS o factor de protección solar (hoy en día no están a la venta productos con FPS por encima de 50, debido a que un número mayor supone sólo mercadeo y publicidad), estado de la piel (sana o enferma) y en especial el tipo de actividad a desarrollar (oficina, deportes al aire libre, inmersión).

En Venezuela existe un equipo de investigación multidisciplinario integrado por profesionales médicos, pertenecientes a la ASOCIACION VENEZOLANA DE DERMATOLOGIA PEDIATRICA (AVDP), los cuales después de muchos años de investigación y estudio de las lesiones inducidas por sol en la población infantil de nuestro país recomiendan:

  1. Prevención del daño solar precozmente (desde la sala de partos), cualquiera que sea el color (fototipo) de piel.
  2. Realizar actividades al aire libre en horas de menor radiación solar (antes de las 9 AM y después de las 5 PM) y ajustar horarios para realizar educación física en los centros educativos.
  3. Techar canchas para usos múltiples, tanto de los centros educativos como en las comunidades.
  4. Dictar cursos y talleres a profesores, maestros, instructores de educación física, madres cuidadoras, personal de enfermería, entre otros; con la finalidad de que se conviertan en factores multiplicadores de la información.
  5. Incluir dentro de los objetivos escolares y de nivel superior, educación preventiva en relación al tema.
  6. Proponer a las autoridades del Ministerio de Educación que al uniforme escolar se le agregue una gorra con víscera ancha y protección de cuello y pabellones auriculares, que su uso sea de carácter obligatorio y de distribución gratuita.
  7. Diseñar y poner en práctica en conjunto con el Ministerio de Salud, de Educación y Cultura, de Ciencia y Tecnología y de las comunidades educativas un “Programa Escolar Venezolano para la prevención del daño solar”, que incluya modificación del uniforme escolar.
  8.  Uso rutinario de protectores solares (sombreros de ala ancha, gorras con víscera larga y protección de cuello, franelas de colores obscuros, lentes para el sol, sombrillas, guantes, etc.) y filtros solares físicos y químicos (UVA + UVB).
  9. Consultar precozmente ante lesiones de piel en general y especialmente aquellas pigmentadas (lunares) que modifiquen su forma, tamaño, color o que presenten sintomatología como sangrado o prurito.
  10. Adiestrar al personal de salud sobre prevención, diagnóstico precoz y tratamiento oportuno de lesiones dermatológicas más frecuentes.
  11. Incentivar a la población en general para que siembre árboles propios de la zona o reforesten los espacios libres y de recreación.
  12. Organizar a la comunidad para que por sí misma sea vigilante de esta problemática.
  13. Que el Ministerio de Salud, de Educación, de Ciencia y Tecnología destinen presupuestos para investigación y capacitación profesional en esta área.
  14. Que a nivel de pregrado en la carrera de medicina se incluya a la dermatología como materia dentro del pensum de estudios, así como a la dermatología pediátrica como pasantía obligatoria al realizar curso de postgrado universitario en pediatría y o dermatología.
  15. Involucrar a los medios de comunicación social en general para que realicen campañas educativas, programas y promocionen prevención del daño solar en todos sus espacios y de manera constante.

 

Contáctenos

  • CENTRO PROFESIONAL LA FLORESTA.
    Piso 3. Ofic. Nº 3-13. Calle Comercio #1,
    Urbanización La Floresta, Maracay.
    Estado Aragua, Venezuela.
    TELEFONOS:
    +58-243-244.02.31
    +34-6176.27039
    CELULAR: +58-414-345.11.31
  • Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Siguenos:
     twitter-iconfb-iconyoutube-icon